Estrategias de Marketing¿Haces demasiadas cosas durante el día, pero tienes la sensación que no estás siendo productivo? ¿Trabajas duro, pero no obtienes el volumen de clientes que esperas? Si estos son algunos de tus síntomas, tengo un diagnóstico que te permitirá saber qué es lo que ocurre.

El 95% de mis clientes peca de lo mismo

Es motivador tener el reto de ponerse en forma. Es ilusionante contratar a un entrenador personal e ir de compras para hacerse con la equipación completa para ese gran reto. Seguimos eufóricos y extasiados el primer día de entrenamiento, dando lo mejor de nosotros mismos.

El segundo día, aún con agujetas y cansados, seguimos estando al 200%. Pasada una semana…, la cosa cambia. Ya no enfrentamos ese gran reto con tantas fuerzas. Vemos que los resultados no son tan rápidos como nos gustaría, y empezamos a flaquear.

________________________________________________________

¿Decidiendo entre Proveedores de Hosting México?
Prueba nuestro servicio por sólo $5 pesos y sorpréndete de todos los beneficios que recibirás: Cuponera Inicial GRATIS | Plantillas para crear tu página web | Servicio de web hosting | Dominio .COM o .COM.MX ¡Haz Clic AQUÍ!

_________________________________________________________

¿Por qué te explico esto? Porque con el ejemplo del deporte lo vemos claro, pero cuesta más ser consciente de ello cuando lo extrapolamos al mundo empresarial. Y sí chicos, con nuestras empresas, con nuestra estrategia, pasa exactamente lo mismo.Dejamos de entrenar 5 veces a la semana para pasar a hacerlo cuando nos da gana. Nos saltamos las pautas de comida y empezamos a obviar muchas de las indicaciones esenciales de nuestro entrenador personal.

Planificamos nuestro marketing (asistiendo a un programa, contando con la ayuda de un consultor externo o por nuestra cuenta). Nos ilusionamos pensando en los cientos de clientes que vendrán cuando se lleven a la práctica todas nuestras grandes ideas. Y, al poco tiempo, por cientos de buenas razones, dejamos de cumplir con “nuestra tabla de ejercicios”.

Estoy segurísima de que tienes miles de ideas buenísimas para tu estrategia de marketing y ventas. Apostaría mi mano a que, con 4 pautas, o sin ellas, sabrías planificar tu estrategia de marketing y ventas a la perfección.

También estoy convencidísima de que si tu entrada de clientes no mejora es, en un 70%, por tu falta de foco, por tu escasez de constancia y perseverancia, y por ese gran monstruo que nos mina la moral: la impaciencia.

Errores principales por los que puede estar fallando tu estrategia de marketing y ventas

Daré por hecho que sabes cuál es el propósito de tu empresa, que tienes una visualización de hasta dónde quieres llegar con tu negocio, que conoces a tu cliente ideal y que vendes productos o servicios adecuados a sus problemas y necesidades.

Éstos son, entre otros, algunos aspectos básicos que debes tener bien definidos si no quieres ver peligrar tu estrategia de marketing y ventas, pero en el post de hoy NO hablaremos sobre ellos, los dejaremos para otra ocasión.

Bien, dicho esto, debemos tener claro que para que una estrategia sea ganadora no basta sólo con definirla correctamente, si no que gran parte de su éxito va a depender de nuestra ACTITUD, de nuestro enfoque, de nuestra constancia y perseverancia.

 Tu estrategia de marketing es perfecta, el que fallas eres tú

Así pues, veamos los principales errores por lo que puede estar fallando tu estrategia de marketing y ventas:

  1. Careces de enfoque: El día a día te absorbe, estás en 50.000 batallas y, con gran frecuencia, confundimos lo urgente con lo importante y lo importante con lo banal.

Es habitual encontrarnos en esta situación. El trabajo diario, los imprevistos, las llamadas y los e-mails, entre otros, nos hacen perder de vista nuestros objetivos o peor volvernos adictos al trabajo.

¿Qué puedes hacer?

Básico, simple y fácil de aplicar:

  • Por un lado, ten presente en todo momento cuál es tu gran visión empresarial. Ésta va a ser la que guíe todas las estrategias y acciones de tu empresa.
  • Ten bien definidos tus objetivos empresariales, no los pierdas de vista y lucha con todas tus fuerzas para conseguirlos. Da igual que nieve o que llueva, siempre podrás hacer algo que te acerque cada día más a alcanzar aquello que tanto deseas.
  • Antes de realizar cualquier acción pregúntate “¿para qué?” “Esto que voy a hacer, este acuerdo de colaboración que voy a firmar, este servicio que voy a contratar, etc.” ¿me ayuda a conseguir mis objetivos? ¿Me acerca a alcanzar mi gran visión empresarial?

Si tu respuesta es “sí”, adelante con ello. Si tu respuesta es “no”, ya sabes, es una tarea poco importante y puede esperar.

  1. Procrastinas en vez de pasar a la acción: Te pasas horas planificando, generando buenas ideas, preparando tus acciones, pero te cuesta pasar a la acción ¿Por qué? Pues… deberás averiguarlo para poder solventarlo.

TE PODRÍA INTERESAR:

Quizás te asuste vender y te escondes detrás del ordenador, quizás tienes miedo de que tu producto o servicio no cumpla con las expectativas de tus clientes, quizás te aterrorice dar una ponencia… No lo sé. Sea lo que sea, te animo a que reflexiones sobre ello y le pongas remedio.

Ten siempre presente que los mayores casos de éxito se producen cuando la gente “hace”, cuando la gente “actúa” y “pasa a la acción”.

¿Qué puedes hacer?

  • Realiza una lista de todo aquello que sabes o tienes la sensación de que postergas o dilatas en el tiempo.
  • Reflexiona sobre cada uno de esos puntos e intenta encontrar una solución que te permita dejar de perder el tiempo y pasar a la acción.
  1. Tu fuerte no es la constancia: Márcate unas pautas, unas guías, unas estrategias y unas acciones y cúmplelas día tras día.

Imagina que tienes el objetivo de adelgazar. Acudes al dietista y te manda unas pautas:

“Come 5 veces al día. Por la mañana en el desayuno tomar “H” y “B”, para el almuerzo comer una fruta, etc.”

Esta pauta la tienes que cumplir durante “X” tiempo para empezar a ver resultados. Tienes que actuar con firmeza, tenacidad y convicción para cumplir todos los días con las pautas marcadas. Sólo de este modo podrás alcanzar tu objetivo.

Con tu empresa sucede exactamente lo mismo. Márcate un objetivo determinado.

Por ejemplo, incrementar las ventas en un 20% en los próximos 6 meses. Seguidamente, establece “tu pauta”: realizar publicidad en Internet, lanzar una promoción en navidad, publicar semanalmente en el blog, etc.

Tienes que tener la suficiente fuerza para no desfallecer y cumplir con todas aquellas tareas que te hayas marcado.

¿Qué puedes hacer?

Un par de consejos:

  • Cada vez que se te pase por la cabeza “dejar de hacer algo” piensa en lo que puedes llegar a conseguir si lo realizas. Recuerda ese objetivo que te has propuesto y visualízalo como si ya lo tuvieras, como si fuera real. Siente la satisfacción de conseguirlo y empodérate de esa energía para ser riguroso y constante.

Este ejercicio lo hago a menudo cuando veo que no tengo fuerzas suficientes como para cumplir con lo planificado, y me funciona muy bien. Si tú utilizas algún otro compártelo con nosotros en los comentarios J

  • Establece “tu pauta”. Te dejo una guía para planear tu marketing y tus ventas para los próximos 12 meses. Descárgatela pulsando aquí.

Recuerda que planificar no sirve de nada: ¡IMPLEMENTA! Y, por supuesto, sé constante.

  1. No eres perseverante: Insiste, insiste, y sigue insistiendo. Da igual lo que pase. Si lanzas una promoción y no funciona, no te quedes de brazos cruzados. Piensa en una nueva estrategia e impleméntala de inmediato.
  1. Si tienes un objetivo “X” y no lo estás consiguiendo, cambia tu forma de hacer y sigue luchando por él.

Es decir, si un determinado camino no da los resultados que esperas, pivota y actúa por otro derrotero. Eso sí, ten siempre en cuenta tus objetivos para no perder foco.

  1. Tu gran enemigo es la impaciencia:

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del  fuerte.”  Inmanuel Kant

Cuando plantas una semilla, no esperas su brote al día siguiente. Cuando empiezas una dieta, no esperas haber adelgazado 30 kg al día siguiente. Cuando te apuntas al gimnasio, no esperas tener el cuerpo tonificado al día siguiente. Cuando quieres crecer con tu empresa, no esperas facturar millones y ser el número uno al día siguiente.

Muchas veces no somos conscientes de ello. Quizás lanzamos un e-mailing a nuestra base de datos y pensamos que con ello nos vendrán 50 clientes más. Y no, la cosa no funciona así.

En primer lugar, sólo por enviar un correo a tu base de datos no conseguirás nada. Tienes que tener una estrategia bien trazada, que se base en tus objetivos y que esté orientada a resultados.

En segundo lugar, debemos implementar y ejecutar toda esa estrategia, además ser constantes y perseverantes (como ya hemos visto en los puntos anteriores). Y por último, ser realistas y aceptar que hay hechos que se producirán tarde o temprano, pero que llevan su tiempo.

Y ahora, es tu tuno. Planifica tu estrategia de marketing y ventas (si es que todavía no lo has hecho) y ponte manos a la obra.

Si te ha gustado este post compártelo en tus redes sociales o por e-mail con tus amigos. Y, por supuesto, me encantará leer tu opinión en el apartado de comentarios.

¡Hasta la próxima!

Shares
Share This