Al fin has tenido una idea para un negocio… ¡felicitaciones!

Puede que hayas descubierto la solución a un problema de tu industria, que puedes ofrecer algo que otras compañías no ofrecen o puedes que lo que te interese sea la independencia financiera y se te ocurrió la idea del millón de dólares.

Cualquiera sea tu razonamiento, comenzar un negocio pequeño puede ser desafiante y el mejor modo de enfrentar el desafío es estar informado.

Es para eso que creamos esta guía.

Sigue estos ocho pasos para convertir esa idea genial en un negocio exitoso.

1. Haz investigación de mercado

Ahora que has tenido una idea para un negocio, hay que determinar si tiene el potencial para tener éxito.

El primer paso al crear un negocio es investigar el mercado.

Determina qué quiere el mercado y qué problema intentas resolver.

Hazte a siguiente pregunta ¿Hay compañías que ya estén haciendo lo que hacen?

Tómate el tiempo de crear el perfil de las audiencias meta, analizar sus intereses, estadísticas demográficas y hábitos de compra.

Luego, analiza qué le agrada y qué no le agrada y qué otros servicios parecidos al tuyo utilizan.

Existen modos de obtener estos datos, ya sea que estés echando un vistazo a la competencia o intentando entender qué espera la audiencia de tu servicio.

Puedes intentar con:

  • Crear encuestas. Si tienes preguntas para tu audiencia, ¡hazlas! Haz un posteo en una red social, envía un cuestionario a toda tu lista de correos electrónicos o pon una encuesta desplegable en tu sitio web.
  • Reunir grupos de discusión. Así podrás testear tu producto o servicio antes de lanzarlo al público y obtener comentarios honestos.

2. Crea un plan de negocios claro

Un plan de negocios es una modelo claro que debería guiar a tu compañía desde su creación hasta su establecimiento y su crecimiento.

La idea puede parecer tediosa pero es vital para el éxito de un negocio así que no dejes de hacerlo.

Aquí determinarás tu objetivo para tu negocio pequeño y desarrollarás el motivo por el que decidiste encaminarte en esto.

Piensa en cómo crees que tomará forma, qué productos o servicios específicos brindarás y qué materiales necesitas para poder hacerlo.

Cuando estés listo para bajarlo al papel, podrás elegir entre dos tipos de planes de negocios: uno tradicional o uno lean start-up.

Los planes tradicionales son detallados que tienen en cuenta el análisis de mercado, la estructura organizativa, el producto, las estrategias de marketing, etc.

Un plan de lean start-up es más simple, desde un esbozo de una página con la información más básica que necesitas para comenzar.

Si lo tuyo es la simplicidad, puedes comenzar así pero ten en cuenta que, si buscas respaldo financiero, necesitarás un plan tradicional para mostrarles a inversores.

Aquí te dejo una imagen de 6 aspectos claves al crear tu Plan de Negocios:

3. Determina tu estrategia financiera

Una de las partes más desalentadoras de comenzar un negocio pequeño es descifrar cómo financiarlo.

De todos modos, antes de adentrarse en eso, tienes que evaluar cuáles son las necesidades de tu negocio y cuánto costarán.

Comienza anotando tus gastos existentes y proyectados de modo claro y organizado.

Por ejemplo puedes crear una planilla que incluya los costos iniciales de comenzar un negocio, como lo son:

  • Licencias y permisos
  • Inventario
  • Costos legales
  • Costos de equipamiento

Luego, ten en cuenta los costos continuos de la operación.

Asegúrate de incluir:

  • Renta
  • Servicios
  • Costos de marketing
  • Salarios de empleados

Una vez que ya sabes exactamente cuánto tendrás que pagar y qué es, es hora de pensar cómo hacerlo.

¿Tu negocio generará ingresos desde el día uno? Si la respuesta es sí, genial. Pero, desafortunadamente, no es el caso para la mayoría de las empresas pequeñas, así que tendrás que explorar otros modos de financiamiento.

Existe una gran cantidad de opciones de financiamiento disponibles, desde préstamos hasta subsidios, financiación colaborativa (más conocida como crowdfunding, su nombre en inglés), inversores angelicales, bootstrapping (ejercer un emprendimiento con poco capital) y más.

Determina qué opción es la mejor para cubrir los costos detallados en tu planilla.

4. Elige una ubicación adecuada 

Este paso requiere más reflexión de lo que imaginas.

Si tienes una tienda física, asegúrate de ubicarte en un lugar accesible, fácil de ubicar y cerca de tu público meta.También echa un vistazo a las tiendas cercanas para ver si podrían complicar tu negocio.

Estos son cinco puntos importantes de también debes considerar al elegir la ubicación de tu negocio.

Sin importar la industria en la que estés inserto, tienes que pensar en los costos de los servicios, en alquiler a corto plazo vs alquiler a largo plazo, y si el espacio que tienes enfrente va a ser suficiente para tu equipamiento y la cantidad de empleados que necesitas.

Claro que, si tu negocio es en línea, este paso será distinto.

De todos modos, tienes que pensar en cosas como ¿qué hosting elegirás para tu sitio web? ¿Necesitas una página simple o un sitio web más complejo que pueda incluir una tienda online?

Ten en cuenta que toda decisión que se tome en este paso va a depender de tu presupuesto y debe ser incluida en la estrategia financiera de la que hablamos en el punto 3.

También te recomiendo que una ves que tu tienda física este abierta la des de alta en Google Mi Negocio así tus clientes te encontraran mas fácilmente ya que tu ubicación aparecerá en Google Maps.

Si quieres saber como hacerlo aqui te dejo un articulo de habla sobre este tema:

   Artículo:   Cómo aparecer en Google Maps 2019. Guía Completa para Dominar

5. No dejes afuera la parte legal

El proceso legal de comenzar con negocio puede ser desalentador pero, con una lista de verificación adecuada, será fácil y directo. Tu lista debería incluir:

  • Una estructura de negocios que tenga en cuenta los beneficios y las desventajas de crear una SRL, una compañía, una sociedad, etc.
  • Un registro o matrícula que determine el nombre de tu empresa y que esté registrado en el gobierno federal o estatal para proteger tu marca.
  • Una identificación fiscal o tributaria.
  • Licencias y permisos que te permitan ser legal y cumplimentar los permisos exigidos por tu industria y tu ubicación.

Los pasos a seguir van a variar según tu industria y tu ubicación.

Por ejemplo, si lo que quieres iniciar es una empresa de construcción, es probable que tengas que rellenar muchos más papeles y hacer muchos más trámites burocráticos que si creas una tienda online.

La mejor opción es consultar con un abogado y no intentar hacer todo este proceso sin asesoramiento.

6. Elige un sistema contable y de Facturación

Tendrás que abrir una cuenta bancaria específica para tu negocio, pero no termina ahí.

También necesitarás un sistema contable para manejar tu presupuesto, hacer y solicitar pagos y rellenar impuestos.

Piensa en contratar un contador, ya sea propio o independiente.

También puedes manejar tú mismo los gastos a través de un software contable que se adapte a tus necesidades.

En este mismo sentido debes contar con un sistema de facturación electrónica que te ayude a realizar todos tus procesos fiscales, desde el timbrado de facturas hasta el envío de declaraciones al buzón tributario del SAT

Aquí de dejo un enlace a un artículo donde evalúan los mejores sistemas de facturación Electrónica de México.

7. Arma un equipo confiable y competitivo

Puede que quieras ser un independiente que trabaja solo y eso está bien,

Pero, si quieres tener un equipo, debes asegurarte de elegir a la personas adecuadas, lo que menos quieres es contratar personas conflictivas o que den una pésima atención a tus clientes.

Te dejamos algunos consejos a tener en cuenta.

Primero, asegúrate de articular la misión y los objetivos de tu empresa para todos los potenciales empleados.

Si entiendes qué es lo que quieres lograr con tu negocio, encontrarás a la gente adecuada para hacerlo.

Además, cuanto más claro tengas todo y más pasión sientas por lo que quieres lograr, más motivados estarán tus empleados a acompañarte a lograrlo.

También tienes que pensar en la cultura que quieres que tenga tu empresa. Sí, contratar a tu primer empleado es muy emocionante pero no hay que apurarse y contratar al primero que entrevistamos.

Busca empleados que crees que van a ir bien con la dinámica de la oficina.

Por último, establece un protocolo claro para el proceso de selección. Por ejemplo, determina qué preguntas son las mejores para hacer.

El proceso de selección es una tarea que se aprende y, con el tiempo, te será más claro en qué debes enfocarte.

8. Desarrolla una estrategia de marca y de marketing

Una vez que establezcas tu negocio pequeño, será hora de posicionarte como una de las empresas líderes de tu industria.

Para hacerlo, tienes que establecer un conocimiento de marca.

El primer paso es crear una identidad de marca que le dé a tu negocio la imagen que deseas y que refleje lo que representas y lo que quieres que la gente recuerde sobre tu empresa.

¿Quieres ser visto como una empresa clásica y seria? ¿Moderna y divertida? ¿Algo a mitad de camino? Vuelve a la investigación de mercado e intenta crear una identidad de marca que le llegue a tu audiencia.

Luego, tendrás que diseñar un logotipo que refleje esta personalidad.

Tienes que elegir colores y fuentes que contribuyan a la imagen que quieres enviar y representar.

También tienes que pensar en una voz de marca, o en el tono específico con el que te comunicarás con tu audiencia.

Todos estos elementos ayudarán a darle forma a la percepción de tu marca.

El paso siguiente será crear un sitio web (si es que aún no lo tienes) y páginas en redes sociales como Facebook, LinkedIn e Instagram.

Estas plataformas le permiten al cliente tener un canal de comunicación directa con tu marca y te ayudan a expandir tu público.

En un futuro, tendrás que crear contenido que atraiga a tu audiencia, ya sea a través de entradas de blog o de actualizaciones semanales en tus páginas de redes sociales.

Más allá de dónde y cómo posteas, asegúrate de ser consistente con los colores, el logotipo y la voz de tu marca en todas las plataformas.

Esto te permitirá construir la identidad de tu marca, ganar clientes leales y hacer que tu negocio crezca.

Es tu turno

Comenzar un negocio pequeño es un desafío y requiere coraje. Y, claro, cometerás errores en el camino.

Pero, si estableces un plan y una estrategia, los errores te ayudarán a crecer y a tener un negocio resplandeciente.

Asegúrate de estar al día con los matices de tu industria, de escuchar a tus clientes y de ser consistente con tu identidad de marca.

Shares
Share This